Bangladesh: los cursos aumentan las oportunidades de empleo para los pobres en las industrias textil y de la construcción


Tres instructores forman a tres costureras de una fábrica textil en sus lugares de trabajo
Muchas costureras en Bangladesh carecen de los conocimientos técnicos necesarios. Un proyecto financiado por la COSUDE ofrece una solución. © Sudokkho

Las industrias textil y de la construcción en Bangladesh experimentan un alto índice de crecimiento. Sin embargo, muchos hombres y mujeres carecen de los conocimientos técnicos necesarios para conseguir un empleo cualificado. Hasta 2019 un proyecto cofinanciado por Suiza y Gran Bretaña tiene como objetivo mejorar las perspectivas profesionales de 110 000 de estas personas con medidas de formación profesional. Los resultados alcanzados hasta la fecha inspiran confianza.

Región/País Tema Período Presupuesto
Bangladesh
Empleo y desarrollo económico
Vocational training
Creación de empleo
Formación profesional
Política comercial y sistema de mercado
01.04.2015 - 31.03.2021
CHF 5'825'000

Bangladesh es un país densamente poblado con 165 millones de habitantes, de los que muchos se ganan la vida trabajando en la industria. En particular, el sector textil, con más de 5500 empresas y cuatro millones de empleados, está en pleno auge: en 2017 Bangladesh fue el segundo mayor exportador textil mundial después de China. La industria textil ha contribuido específicamente a reducir la pobreza –a pesar de que sale una y otra vez en los titulares debido a accidentes o a las malas condiciones de trabajo y producción. 

Sin embargo, se carece de mano de obra cualificada: la mayor parte de la población, en su mayoría indigente, no tiene ningún tipo de formación. Aquí es donde interviene el proyecto «Sudokkho» (que en bengalí significa «bien formado»), financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y la agencia estatal de desarrollo británica UK Aid. Se encarga de llevarlo a efecto Palladium, organización de cooperación al desarrollo activa a nivel mundial, en colaboración con Swisscontact y el British Council. El objetivo del proyecto que se llevará a cabo de 2015 a 2019 es, como primer paso, proporcionar cursos de formación a 110 000 hombres y mujeres pobres en las industrias textil y de la construcción. De este modo, tendrán mejores perspectivas de encontrar un empleo cualificado como costureras, pintores o carpinteros y de aumentar sus ingresos. 

Alcanzar el éxito gracias a la colaboración con el sector privado 

«Sudokkho» impulsa la cooperación con el sector privado para alcanzar esta meta. Por un lado, el proyecto brinda apoyo a proveedores privados que ofrecen cursos de capacitación asequibles y de alta calidad para los destinatarios –en particular mujeres y grupos de población desfavorecidos. Por otro lado, se colabora con empresas de ambos sectores de alto crecimiento para efectuar cursos de formación internos. Al menos 35 empresas textiles –entre las que figuran muchas empresas proveedoras de renombradas marcas europeas– han comenzado ya a invertir en la formación sistemática de su personal. 

El enfoque de «Sudokkho» parece funcionar, tal como demuestran los resultados alcanzados hasta ahora. Hasta el verano de 2017, un total de 10 005 personas que cursaron la formación impartida en el marco del proyecto encontraron un empleo. Entre ellas se encuentran 4486 costureras y 339 costureros, que realizaron los cursos internos en las empresas, y 5180 personas que completaron una formación impartida por proveedores privados (de las cuales 1736 son mujeres). Gracias a sus nuevos puestos de trabajo, pudieron generar ingresos suplementarios por un total de 4,26 millones de libras esterlinas.

Un instructor muestra a un grupo de hombres con casco cómo armar tubos de plástico.
En el marco del proyecto se ofrecen también cursos de formación para actividades en la industria de la construcción desempeñadas mayormente por hombres. © Sudokkho

El principio de que vale la pena invertir en trabajadores cualificados a fin de aumentar la productividad de la empresa está ganando cada vez más terreno en la economía. De este modo, ocho empresas textiles locales y una empresa del sector de la construcción han entablado una cooperación con «Sudokkho» e invertido un total de 1,2 millones de libras esterlinas en formación interna. Se han establecido otros 36 acuerdos de cooperación con proveedores de cursos de formación privados. 

Para el encargado de programa responsable de este proyecto en la COSUDE, Lukas Lüscher, este modelo de formación basado en la industria es prometedor, aunque los salarios sigan siendo aún muy bajos. En particular, quedó impresionado con los modernos estándares de producción de una empresa textil proveedora de una marca europea, a la que visitó en el otoño de 2017. «Los trabajadores se benefician también de otros servicios de asesoramiento sobre diferentes temas, como finanzas o planificación familiar», explica Lüscher. «Solo cabe esperar que esta tendencia continúe y que las condiciones laborales mejoren de manera duradera.»