«La personalidad de Nelson Mandela y la Copa Mundial de Fútbol de 2010 reforzaron nuestra unidad».

Artículo, 25.04.2014

Entrevista a Nomfundo Mbuli, responsable de programa en la Oficina de cooperación de la COSUDE en Sudáfrica.

Sudáfrica celebró hace veinte años sus primeras elecciones democráticas poniendo fin al régimen del Apartheid. Desde entonces, la COSUDE ha ayudado al país a reconstruirse. Muchos proyectos se vieron coronados por el éxito hasta el punto de que fueron extendidos a la región de África austral. Colaboradora de la Oficina de cooperación de Pretoria desde 2001, Nomfundo Mbuli hace una retrospectiva del camino recorrido por su país desde 1994 y del rol desempeñado por Suiza.

La COSUDE está presente en Sudáfrica desde el fin del régimen del Apartheid y las primeras elecciones democráticas celebradas en 1994. Hasta la fecha, la COSUDE interviene sobre todo en el marco de un "Programa regional para África Austral" en torno a tres temas clave: gobernanza, lucha contra el VIH y seguridad alimentaria. Pero también mantiene algunos proyectos específicos a Sudáfrica, un partenariado estratégico a escala regional.

Nomfundo Mbuli, ¿cómo viven los sudafricanos veinte años tras el fin del Apartheid?

Bastante bien. Se han realizado muchos progresos. Los sucesivos gobiernos han trabajado duro a fin de reducir las desigualdades en materia de educación y de acceso a los cuidados. En el ámbito de la salud, nuestro país se ha convertido en estos tres últimos años en un referente en materia de triterapia propuesta a las personas que viven con el VIH. 98% de los niños sudafricanos asisten a la escuela primaria y allí pueden recibir alimentos. Por supuesto, no todo es perfecto. La calidad de la educación sigue siendo un problema, así como el desempleo que afecta a una gran parte de la población.

¿Cómo va el proceso de reconciliación?

Si hablamos en términos de auténtica cohesión social, aún no ha concluido totalmente. Pero, digamos que estamos reunificados, eso sí. La Comisión de Verdad y Reconciliación fue una buena cosa. La personalidad de Nelson Mandela o la Copa Mundial de Fútbol de 2010, entre otras cosas, reforzaron nuestra unidad como nación. Hoy en día, existen instituciones democráticas que garantizan los derechos de cada uno. Eso también nos une.

¿Cuál ha sido el rol de la COSUDE desde 1994?

Suiza ha ayudado a nuestro país en su reconstrucción y su desarrollo según las prioridades definidas por el nuevo gobierno. Con el tiempo, la COSUDE se ha abocado a consolidar las instituciones democráticas, a apoyar los esfuerzos de descentralización y de reforma agraria y a luchar contra la violencia de género. Desde 2004, nuestro compromiso es más regional, a escala de toda el África Austral. En este sentido, la COSUDE sigue la voluntad de los países concernidos de desarrollarse como región, en torno a asuntos más globales.

Si Ud. tuviera que mencionar dos proyectos exitosos de la COSUDE en Sudáfrica, ¿cuáles escogería?

Resulta difícil porque hay muchos. Yo resaltaría quizás el enorme trabajo realizado por un proyecto de justicia local: «Small Claim Courts». La idea era brindar a los más pobres acceso a la justicia, incluso en las zonas más remotas. La COSUDE ha trabajado codo con codo con el gobierno. El proyecto, que concluirá este año, habrá permitido el establecimiento de 293 tribunales locales para un total de más de 100'000 casos tratados. Actualmente, los tribunales están integrados en el sistema judicial del Estado. Otro gran éxito tiene que ver con nuestro compromiso contra la pandemia del HIV. Un proyecto de concienciación destinado a los escolares, a los profesores y a las comunidades locales ha funcionado tan bien que ha sido adoptado y sistematizado en dos provincias, es decir unas 12'000 escuelas. Y eso no es todo: por eso, varios ministros de educación de la región han decidido incorporar el proyecto inicialmente financiado por la COSUDE.

Un tema actual para terminar: ¿Cómo se siente Ud. ante las elecciones que se aproximan?

Tranquila. Tenemos razones para esperar puesto que contamos con instituciones dignas de confianza. Tenemos la oportunidad de organizar elecciones democráticas cada cinco años. Este año, votarán por la primera vez aquellos que llamamos los «born free». Sabemos muy bien lo que aún debe cambiar y no vacilamos en interpelar a nuestras autoridades. Ello es determinante para seguir avanzando.

Programas específicos para Sudáfrica

La lucha contra la pandemia del VIH/SIDA en África Austral