Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria – Fondo Mundial

El Fondo Mundial es una fundación independiente y sin fines de lucro que persigue la erradicación de epidemias como el sida, la tuberculosis (TB) y la malaria. El Fondo fue creado en Ginebra en el año 2002 gracias al partenariado entre gobiernos, sociedad civil, economía privada y personas enfermas. En calidad de instrumento de financiación, tiene como mandato movilizar y poner a disposición recursos adicionales destinados a apoyar los programas ejecutados por especialistas locales en países y comunidades que se encuentran en situación de emergencia.

El Fondo Mundial fue creado con el fin de movilizar, administrar e invertir recursos financieros en la lucha contra tres de las enfermedades más devastadoras y que suelen afectar de forma desproporcionada a la población más pobre y débil. El Fondo recibe anualmente casi 4000 millones de dólares y adjudica este dinero en forma de subvenciones a favor de la ejecución de programas destinados a la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria en países y regiones con pocos ingresos que han sufrido notablemente las consecuencias de estas enfermedades. Gracias a su partenariado con el Fondo Global, Suiza ayuda a que países con niveles de ingresos bajos y medios puedan mejorar el grado de salud de su población. Para ello, el Fondo se dedica, entre otras cosas, a proporcionar valiosos medicamentos, diagnósticos y otros recursos indispensables, tales como mosquiteros, en la lucha contra las enfermedades.

Contexto

El Fondo Mundial es el instrumento de financiación multilateral más importante en la lucha contra la malaria, la tuberculosis y el VIH/sida, en especial en países con ingresos bajos en los que estas enfermedades son endémicas. Entre el 2002 y el 2018, el Fondo Mundial:

  • Invirtió 19 600 millones de dólares en programas destinados a la prevención y el tratamiento del VIH/sida y ofrece hoy día el 20 % de todos los recursos internacionales que van a parar a la lucha contra estas enfermedades.
  • Gastó 8200 millones de dólares en programas TB y ofrece actualmente el 69 % de todos los recursos financieros internacionales empleados en la lucha contra la tuberculosis.
  • Invirtió 11 400 millones de dólares en programas de control de la malaria y ofrece hoy día el 57 % de los recursos internacionales empleados en la lucha contra la malaria.

Cifras y hechos

A pesar de los enormes progresos realizados durante años en la lucha contra el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria, con 27 millones de vidas humanas salvadas, el objetivo de erradicar estas epidemias aún no se ha logrado. Casi 1000 chicas adolescentes y jóvenes mujeres contraen diariamente la infección por el VIH. Cada dos minutos muere un niño por malaria. La tuberculosis sigue siendo la enfermedad infecciosa más mortífera del mundo.

El Fondo Mundial coopera con gobiernos, organizaciones no gubernamentales (ONG), el sector privado, organizaciones de ayuda al desarrollo, así como con las comunidades afectadas por estas enfermedades. El Fondo recurre a un modelo de financiación en función del desempeño alcanzado, es decir, dependiente de los resultados verificables de las contrapartes, lo cual permite una implementación racional y eficiente de los programas y un minucioso monitoreo de los resultados.

Objetivos del Fondo Mundial

La Estrategia prevista para el período 2017-2022 «Invertir para poner fin a las epidemias» reafirma la misión principal del Fondo Mundial y mantiene al mismo tiempo que el empeño puesto en erradicar las tres enfermedades ha de ir acompañado de un gran esfuerzo para conseguir mejoras en la salud y el bienestar de los grupos de población más vulnerables. En ella se establecen cuatro objetivos estratégicos:

  1. La mayor repercusión en la lucha contra el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria
  2. Protección y promoción de los derechos humanos y de la igualdad de género
  3. Creación de sistemas de salud sólidos y sostenibles
  4. Movilización de recursos adicionales

La implementación de esta estrategia contribuirá a la lucha contra las tres enfermedades en consonancia con las pertinentes directrices internacionales relativas al VIH/sida, la tuberculosis y la malaria de ONUSIDA, OMS y de las contrapartes Stop TB y Roll Back Malaria, así como a la consecución de los objetivos para un desarrollo sostenible.

Estrategia 2017–2022 del Fondo Mundial (en)

Resultados

Entre el 2002 y finales del 2016 se lograron los siguientes resultados acumulativos sobre los programas apoyados por el Fondo Mundial:

  • Una reducción de un tercio en el número de muertes por VIH/sida, tuberculosis y malaria en aquellos países donde el Fondo Mundial invirtió.
  • 11 millones de personas realizan una terapia antirretroviral contra el VIH – más de la mitad de los beneficiarios a nivel internacional.
  • 17,4 millones de personas fueron tratadas por tuberculosis.
  • 795 millones de mosquiteros fueron distribuidos en el marco de programas de control de la malaria.

Estrategia 2012–2016 del Fondo Mundial (en)

Compromiso de Suiza

Prioridades de Suiza

Las prioridades del Fondo Mundial están en consonancia con los objetivos estratégicos del Mensaje sobre la cooperación internacional de Suiza 2017-2020, siendo la salud uno de sus temas centrales. El partenariado con el Fondo Mundial contribuye a los objetivos de la cooperación suiza sobre salud, los cuales están definidos en la política exterior suiza en materia de salud y en la política sanitaria de la COSUDE.

A través de su cooperación con el Fondo Mundial, Suiza aspira a lograr los siguientes objetivos:

  • Movilizar el reconocido saber técnico suizo a nivel internacional, p. ej., en la lucha contra la malaria.
  • Garantizar que los programas apoyados por el Fondo Mundial guarden coherencia con las medidas adoptadas por otros actores en materia de salud, como la OMS, además de que estén en consonancia con los planes nacionales sobre salud. Ello se aplica especialmente en el caso de países donde Suiza muestra su compromiso de cooperación en materia de salud, lo cual le permite aportar sus experiencias a los órganos directivos de las organizaciones multilaterales.
  • Reforzar a escala nacional las estructuras de coordinación (Country Coordinating Mechanisms), las cuales hacen posible que, de forma conjunta, los distintos actores de la sanidad, tanto estatales como no estatales, determinen las necesidades del país, soliciten subvenciones al Fondo Mundial y supervisen su utilización.
  • Contribuir a encontrar soluciones que garanticen un control a largo plazo de las epidemias, incluso una vez expirada la financiación a través del Fondo Mundial.
  • Apoyar mejoras institucionales en el Fondo Mundial, especialmente mediante una gestión eficaz del riesgo, una gobernanza corporativa continua y un comportamiento ético ejemplar.

Contribución de Suiza

Suiza aporta para el período 2017-2019 una contribución básica de 57 millones de francos. Asimismo, junto con Alemania, ofrece apoyo técnico a través del programa de salud BACKUP Health para una mejor ejecución de los programas financiados por el Fondo Mundial.

Suiza comparte escaño con Canadá y Australia en el consejo de administración del Fondo Mundial. Gracias a su activo compromiso en el consejo de administración, Suiza ejerce influencia en la orientación estratégica del Fondo Mundial.

Suiza ha participado proactivamente en la elaboración de la estrategia 2017-2022 del Fondo y ha actuado para asentar la «creación de sistemas de salud sólidos y sostenibles» como objetivo estratégico. Este es un paso importante en la evolución del enfoque del Fondo, lejos de un planteamiento basado únicamente en enfermedades y que contribuye más ampliamente a una asistencia sanitaria global. Esto es esencial en vista de los cambios que se han producido en el entorno epidemiológico.

Suiza trabaja desde hace mucho tiempo a escala multilateral y bilateral por el refuerzo de estructuras de coordinación nacionales (Country Coordinating Mechanisms), las cuales promueven la propia responsabilidad de los países en materia de salud.