Mayor participación y responsabilidad ciudadana en los municipios


Cinco niñas con trajes amarillos en la inauguración del nuevo jardín de infancia
Niños del municipio de Bosteri. Con el apoyo del proyecto, la población local consiguió la construcción de un nuevo jardín de infancia. © Development Policy Institute

La descentralización es una de las prioridades del Gobierno de Kirguistán, en funciones desde 2012, razón por la cual este proyecto aspira en primer lugar a lograr una mayor participación ciudadana a nivel municipal. Al mismo tiempo, quiere garantizar que los gobiernos locales inviertan adecuadamente en servicios públicos los presupuestos asignados.

Región/País Tema Período Presupuesto
Kirguistán
Governance
Conflito y fragilidad
Descentralización
Gestión de las finanzas públicas
Prevención de los conflictos
01.04.2015 - 31.03.2020
CHF 5'740'000

La transicion de Kirguistán a un sistema de gobierno democrático fue turbulenta. El descontento ante la presunta corrupción y la restricción de las libertades civiles llevaron a una pérdida de confianza en las instituciones estatales. También la disparidad del desarrollo regional creó rechazo en la población. Por estas razones, el Gobierno kirguiso ha puesto en marcha un proceso de descentralización, destinado a transferir más responsabilidades a los gobiernos locales. Así, los municipios deben, p. ej., optimizar la administración de las finanzas públicas y concentrarse en las necesidades prioritarias de la población. Reforzando la gobernanza local, la COSUDE apoya también los esfuerzos de reforma estatales.

Participación en el proceso presupuestario

Uno de los objetivos prioritarios del proyecto es fomentar la participación ciudadana. El proyecto crea las condiciones para una mayor participación ciudadana en las cuestiones presupuestarias a nivel local y se encarga de que se adopten medidas concretas en la colaboración de gobierno local y población. En una primera fase, ciudadanos y ciudadanas forman grupos de iniciativa, en los que debaten los asuntos importantes de su pueblo e identifican los problemas prioritarios. Después pueden elaborar junto con el gobierno local propuestas para atender las necesidades más urgentes de la comunidad. Los representantes de la comunidad reciben formación en planificación presupuestaria y financiera, lo que les permite participar en los debates con las autoridades municipales sobre la aplicación de los fondos. Al final, se elabora un plan de acción común. A la hora de la implementación, los grupos de iniciativa y los representantes del gobierno local asumen en común la dirección y el control. De este modo, el gobierno local invierte sus fondos de acuerdo a las necesidades sobre el terreno, y se garantiza la máxima transparencia y responsabilidad.

Competencia gubernamental en gestión

No solo los ciudadanos y ciudadanas necesitan seguir una formación; también los gobiernos locales deben incrementar sus competencias en gestión y orientar su gobernanza a las iniciativas ciudadanas. Este es el aspecto esencial del segundo objetivo importante del proyecto. La formación de los funcionarios persigue ampliar sus competencias en planificación, reporte y revisión.

Además, con pequeños préstamos se posibilita la rápida implementación de sencillos proyectos de infraestructura. Este instrumento permitirá llevar a la práctica la plena participación en el proceso presupuestario y la aplicación de las nuevas competencias adquiridas. En aras de la sostenibilidad, la COSUDE participa también en el debate político a nivel nacional con el fin de fomentar la mejora del marco jurídico.

¡Por fin, un nuevo jardín de infancia!

El nuevo modelo de participación ciudadana en el proceso presupuestario local se ha introducido hasta ahora en las regiones administrativas de Yssykköl y Dschalalabad. Gracias al aumento de las competencias en los municipios, estos están ahora en situación de hacer constar sus necesidades y de pedir cuentas a los gobiernos locales. Ya han sido implementados 58 proyectos, uno de los cuales es el jardín de infancia de Bosteri. Antes había un solo jardín de infancia que no contaba con suficientes plazas, por lo que muchas mujeres no podían trabajar dado que se veían obligadas a quedarse en casa para cuidar a sus hijos. En 2012, Rosa Toktobajewa entró en el grupo de iniciativa, donde se mostraron nuevas posibilidades de colaboración con las autoridades. «Gracias a la formación recibida, a las conversaciones mantenidas y a las consultas públicas, aprendimos a entablar diálogo con el gobierno local y a hacer oír nuestras opiniones e inquietudes», comenta. «Mediante el proyecto se pudo reconocer que la falta de plazas de jardín de infancia era un problema urgente.» Se logró convencer al gobierno local, de modo que, con un préstamo, el antiguo jardín de infancia pudo ser renovado y ampliado, teniendo hoy capacidad para 20 hasta 24 niños más. También la administración municipal se beneficia de la iniciativa, tal y como señala el jefe de gobierno de Bosteri, Timur Ajiltschiew: «La participación en este proyecto fue para nosotros una buena oportunidad de mostrar nuestra capacidad de gestión. Aprendimos a asumir escrupulosamente nuestra responsabilidad presupuestaria. Los nuevos procesos, a su vez, incrementan la confianza en el gobierno por parte de la población.»