Aumentar las oportunidades de encontrar un empleo gracias a unas mejores cualificaciones profesionales

Proyecto terminado
En Burkina Faso, La COSUDE sostiene un programa de apoyo a la formación profesional en los sectores de la artesanía, la agricultura, la ganadería y la silvicultura. © COSUDE

La formación profesional es la puerta de entrada al mundo del trabajo. Desempeña un papel clave en la disminución de la pobreza. Sin embargo, el acceso a la formación profesional sigue resultando difícil en muchos países y una gran parte de la población se ve privada de formación profesional. En Burkina Faso, La COSUDE sostiene un programa de apoyo a la formación profesional en los sectores de la artesanía, la agricultura, la ganadería y la silvicultura. El programa valoriza el aprendizaje de tipo dual, calcado del modelo suizo.

Región/País Tema Período Presupuesto
Burkina Faso
Vocational training
Empleo y desarrollo económico
Formación profesional
Creación de empleo
Política comercial y sistema de mercado
Desarrollo de pequeñas y medianas empresas
01.07.2012 - 31.08.2017
CHF 5'000'000

En Burkina Faso, los principales sectores económicos del país, a saber, la agricultura y la artesanía carecen de personal cualificado. Cada año, varios cientos de miles de jóvenes llegan al mercado de trabajo sin formación. Aumentan de este modo la cifra de población en edad de trabajar pero que, a falta de la cualificación requerida o suficiente, tiene dificultad para encontrar una actividad. Debido a la falta de perspectivas profesionales, cada vez son más los jóvenes que dejan el campo para trasladarse a los nuevos centros urbanos. Entre la juventud burkinesa han aparecido algunas tensiones sociales. En el centro de las reivindicaciones: un mejor acceso a la formación y al empleo. Un sentimiento compartido por la población burkinesa.

Fomentar el acceso a la formación profesional
Un programa de apoyo a la formación profesional, sostenido por Suiza, desarrolla ofertas de formación adaptadas y accesibles a los adultos y a los jóvenes burkineses en cinco regiones del país. La mayor parte de estos jóvenes abandonaron la escuela sin haber terminado su escolaridad y ya no tuvieron oportunidad de ser escolarizados. Gracias al aprendizaje de un oficio o a la adquisición de competencias técnicas y profesionales, jóvenes y adultos tendrán mayores oportunidades de acceder a empleos decentes y de salir de la pobreza. También será menor la tentación de partir hacia las nuevas aglomeraciones urbanas.

Fomento del aprendizaje de tipo dual
Gracias a su capacidad de favorecer la integración de los jóvenes en el mundo del trabajo, el aprendizaje de tipo dual es uno de los objetivos del programa. Este sistema combina el trabajo y la escuela. El principio consiste en completar los conocimientos teóricos y prácticos del aprendiz adquiridos en un taller o en una empresa por medio de una formación más profundizada en un centro de formación profesional.
Calcado del modelo suizo, este sistema ha dado excelentes resultados y tiene la ventaja de responder al mismo tiempo a las necesidades de los jóvenes y de la economía. Por una parte, permite a los jóvenes introducirse en el mundo del trabajo al mismo tiempo que se forman; por otra parte, los sectores económicos del país disponen de una mano de obra cada vez mejor formada y cualificada.

Diversificación de las ofertas de formación
Son sobre todo los oficios relacionados con el sector de la artesanía los que se han beneficiado del apoyo del programa. Entre 2006 y 2012, más de 25'000 artesanas y artesanos han podido aumentar sus ingresos cerca de un 40% gracias a las formaciones seguidas y a las competencias adquiridas; más de 1000 jóvenes, de los cuales un tercio son chicas, han aprendido un oficio, principalmente la mecánica, la carpintería, la soldadura, la costura, la peluquería y la tejeduría.

A pesar de todo, las ofertas de formación siguen siendo insuficientes. Mientras que 80% de la población es rural, los canales relacionados con la agricultura, la ganadería y la silvicultura están insuficientemente desarrollados. De aquí a 2016 el programa se compromete a formar 50'000 personas, entre ellas la mitad mujeres, así como 500 formadores y formadoras para acompañar y transmitir conocimientos y competencias.

Movilización de las organizaciones socioprofesionales y de las colectividades
Entre el gran número de actores locales y nacionales implicados en la definición, la adaptación y la implementación de formaciones, las organizaciones socioprofesionales, las instituciones de apoyo a la formación y las colectividades locales desempeñan un papel clave. Las experiencias llevadas a cabo muestran que una estrecha colaboración entre todas estas organizaciones es indispensable y que es necesario reforzarla. Integradas en el tejido local, estas colectividades están más cerca de la población y comprenden mejor sus necesidades. Estas organizaciones podrán recurrir a ONG como Swisscontact para que las apoye en la implementación de sistemas de formación y de desarrollo de contenidos.

Un partenariado innovador
El partenariado con el Instituto Nacional de Investigación en Ciencias Aplicadas está llamado a desempeñar un papel clave. Activo en la innovación y en el desarrollo de tecnologías a partir de los recursos locales, pondrá sus investigaciones al servicio de la transformación de productos o incluso de la mecanización agrícola en beneficio del mundo rural.