Día Mundial del Agua: Suiza aboga a favor de un amplio objetivo en materia de agua en la agenda posterior a 2015

Artículo, 21.03.2014

El 22 de marzo es el Día Mundial del Agua. Para Suiza, la conservación de los recursos hídricos mundiales es una prioridad. Un gran número de temas y desafíos globales están relacionados con la seguridad del agua, tales como, por ejemplo, la seguridad alimentaria, la producción energética, la preservación del medio ambiente y la salud de la población mundial. Suiza aboga por que en la agenda para el desarrollo y los objetivos de sostenibilidad después de 2015 se fije un amplio objetivo en materia de agua. Asimismo, apoya una estrategia que comprende cuatro ejes de acción.

El Día Mundial del Agua recuerda la necesidad de proteger las reservas mundiales de agua.

Los recursos de agua potable son un bien común vital que debe protegerse. Si las reservas hídricas siguen siendo sobreexplotadas, malgastadas y contaminadas, existe el riesgo de que haya una crisis mundial. Para evitar esta situación, es preciso aumentar la productividad del agua, garantizar a todas las personas un acceso equitativo al agua y preservar, al mismo tiempo, el medio ambiente. El Día Mundial del Agua recuerda la necesidad de proteger las reservas mundiales de agua.

Objetivo de Suiza en materia de agua: cuatro ejes de acción
Desde hace tiempo Suiza trabaja intensamente a escala internacional para que se produzcan mejoras en el ámbito del agua. Para ello, colabora con sus contrapartes, en particular con ONU-Agua, abogando a favor de la inclusión de un amplio objetivo en materia de agua en la agenda para el desarrollo sostenible después de 2015. Este objetivo se articula en torno a cuatro ejes con sus correspondientes metas:

  • Agua, saneamiento e higiene
    Meta: Acceso al agua potable limpia y al saneamiento para todo el mundo, así como una mejor higiene.
  • Uso de los recursos hídricos
    Meta: Gestión sostenible de los recursos hídricos y una mayor productividad del agua, preservando al mismo tiempo el medio ambiente.
  • Gestión de las aguas residuales
    Meta: Mejor gestión y utilización de las aguas residuales a fin de proteger los recursos hídricos y el ecosistema.
  • Respuesta a las catástrofes relacionadas con el agua
    Meta: Reducción de la vulnerabilidad causada por las catástrofes relacionadas con el agua haciendo especial hincapié en las necesidades de los grupos más pobres de la población.

Un problema universal con respuestas adaptadas a las necesidades de cada país
La cuestión del agua es un problema global que afecta a la cooperación al desarrollo en sus ámbitos social, económico y ecológico. No obstante, cada país tiene sus propias necesidades con respecto al agua y precisa que se establezcan determinadas prioridades en la cooperación al desarrollo: mientras que la falta de acceso al agua potable limpia y las normas de higiene deficientes son problemas que afectan más bien a los países y las regiones pobres, el uso excesivo de agua y el saneamiento son temas prioritarios para los países con una alta renta per cápita.

Seguridad del agua: un desafío mundial
La Resolución 64/292 de la ONU, aprobada en 2010, reconoció el acceso al agua potable limpia y al saneamiento como un derecho humano. No obstante, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el UNICEF, unos 800 millones de personas no tienen acceso al agua potable y un número todavía superior beben o utilizan agua que pone en peligro su salud. Cerca de 2500 millones no poseen servicios de saneamiento adecuados y más de mil millones no tienen acceso a un inodoro.

En el futuro se necesitará todavía más agua para la irrigación, la producción de energía y las personas que viven en las ciudades en continuo crecimiento. Paralelamente, la cantidad de aguas residuales aumentará. Estos problemas se verán intensificados por el hecho de que más de 260 importantes ríos y lagos se encuentran en cuencas transfronterizas. Solo mediante una estrecha cooperación se puede ayudar a evitar futuros conflictos.