Entrevista a Fátima Sidikou

Artículo, 09.10.2013

«Es necesario que se reconozcan los derechos del ganadero»

En Níger, el ganadero es nómada. Sin embargo, la profunda transformación que vive el país hace que le resulte cada vez más difícil llevar a cabo su trabajo. La COSUDE apoya el «Código Rural», un conjunto de leyes destinadas a prevenir y a resolver los conflictos en las zonas rurales. Encuentro en el marco de la Conferencia Anual de la COSUDE con Fátima Sidikou, asistenta administrativa de la Secretaría Permanente para la Implementación del Código Rural.

En junio de 2013, Fátima Sidikou se convirtió en responsable administrativa y financiera de la Secretaría Permanente para la Implementación del Código Rural. (

Si bien Fátima Sidikou trabaja en Niamey, la capital de Níger, sus orígenes se sitúan más al norte del país, allí donde su tribu, los Peuls, se dedican desde tiempos inmemoriales a la cría de vacas.

Fue, pues, para defender los derechos de los ganaderos que en 2012 decidió retomar la presidencia de la Asociación de Ganaderos de Níger. El pasado mes de junio, se convirtió también en responsable administrativa y financiera de la Secretaría Permanente para la Implementación del Código Rural, una estructura que la Cooperación Global de la COSUDE apoya mediante un programa de la Unión Africana tendiente a proporcionar apoyo institucional a las organizaciones de productores.

El 27 de septiembre, Fátima Sidikou era una de los invitados de la Conferencia Anual de la Cooperación al Desarrollo, celebrada en Lugano. Este evento fue una excelente ocasión para conocerla a fin de comprender mejor la situación de los ganaderos de Níger.

¿Cuál es la particularidad de la ganadería nigerina, denominada también pastoralismo?
La movilidad y la trashumancia constituyen el núcleo de la ganadería. El pastor es un nómada. Sin embargo, no va a cualquier parte: evita las zonas demasiado húmedas, fuente de enfermedades, y favorece los buenos pastizales. En las zonas rurales, todo nigerino es pastor por tradición. A menudo, combina esta actividad con otra fuente de ingresos. El pastoralismo constituye un sector lucrativo nada desdeñable cuando se puede practicar correctamente. Este sector ocupa el segundo lugar en las exportaciones de Níger.

¿Qué dificultades enfrentan actualmente los ganaderos?
El principal problema es la disminución de los espacios pastoriles, situados desde hace siglos en la parte norte de Níger y protegidos por leyes. Los agricultores, que son sedentarios, se establecen cada vez más en sus territorios sobre todo a causa del crecimiento demográfico. Al mismo tiempo, los ganaderos descienden al sur huyendo de las sequías cíclicas que se producen cada tres o cuatro años. Desafortunadamente, es poco frecuente que se impongan sanciones a quienes ocupan las tierras ilegalmente.

¿Cuál es el objetivo del proyecto «Código Rural» del que Ud. es administradora?
Níger es actualmente objeto de una fuerte presión internacional sobre las tierras. Muchas personas intentan vender zonas de pastizales pertenecientes al Estado. En este contexto, el pastor es marginado y a menudo tiene miedo. Es necesario, pues, que se reconozcan sus derechos. Por lo tanto, la COSUDE apoya la aplicación del “Código Rural», un arsenal jurídico concebido hace 20 años por las autoridades de Níger. Dicho código regula las zonas rurales y urbanas, cuya repartición se basaba hasta ahora en una cultura oral ancestral. Este código sirve para repertoriar todas las tierras que pertenecen al Estado y definir su uso. Permite, pues, resolver los conflictos entre los ganaderos nómadas y los agricultores sedentarios.

Proyecto PASEL
Lanzado por la COSUDE en 1998, este programa ha permitido rehabilitar unos 4.000 km de corredores de tránsito y numerosos pozos de agua que permiten a los ganaderos cruzar con su rebaño las zonas agrícolas sin destruirlas. 

Proyecto baja la lupa

Informaciones complementarias y documentación