Biocombustibles contra la crisis energética

Proyecto terminado
El agricultor Fernando delante de un tanque de fermentación para la producción de biogás a partir de estiércol líquido (municipio de Calimete, provincia de Matanzas)
El agricultor Fernando delante de un tanque de fermentación para la producción de biogás a partir de estiércol líquido (municipio de Calimete, provincia de Matanzas). Foto: Alejandro González [© DFAE] FDFA

La producción de biocombustibles no va necesariamente en detrimento de la producción de alimentos y, por consiguiente, de la seguridad alimentaria. Es posible combinar ambos objetivos, tal como lo demuestra un proyecto de la COSUDE en Cuba: en julio de 2012, se puso en marcha en Guantánamo una planta de producción de biodiésel a partir de jatrofa. Gracias al proyecto suizo de biomasa, seis municipios cubanos cuentan con una fuente de energía barata, renovable y de confianza.

Región/País Tema Período Presupuesto
Cuba
Cambio climático y medio ambiente
Agricultura y seguridad alimentaria
Protección de la biosfera
Generación de energía renovable
Desarrollo agrícolo
Apoyo a las cadenas de valor agrícolas (til 2016)
01.04.2012 - 30.09.2017
CHF 5'715'000

Cuba quiere prescindir de la importación de costosas fuentes de energía fósil. Hoy la biomasa cubre el 28% de las necesidades energéticas del país. La caña de azúcar constituye una importante fuente de energía de origen vegetal, pero en función de la calidad del suelo y de las necesidades locales también es posible utilizar otras plantas. La jatrofa, por ejemplo, es una planta importada de la India que cada vez cobra una mayor importancia. Puede crecer en tierras poco fértiles que no son apropiadas para la agricultura y su producción puede combinarse perfectamente con la ganadería. Cuando se dispone de suficiente tierra no cultivada, no interfiere en los cultivos alimentarios. Asimismo, tanto desde el punto ecológico como económico, su cultivo resulta razonable.

Primera planta de producción de biocombustibles

En julio de 2012 se abrió la primera planta de producción de biodiésel a partir de jatrofa. En ella se procesa la cosecha de 130 hectáreas. El biodiésel se utiliza principalmente para conducir máquinas agrícolas en los municipios rurales de la provincia de Guantánamo. La planta de producción ofrece puestos de trabajo y reduce la dependencia del escaso, y no siempre de fiar, abastecimiento energético público. En vez de grandes plantas de producción con una sofisticada tecnología, el proyecto promueve formas simples de producción energética a partir de biomasa, que los pequeños agricultores pueden ellos mismos llevar a cabo.

Éxito del proyecto piloto y próximos pasos

El proyecto es el resultado de una cooperación de varios años de la COSUDE con la Estación Experimental Indio Hatuey, un instituto de investigación agrícola que opera bajo la autoridad del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba. El éxito del proyecto piloto ha tenido una amplia resonancia. En las nuevas fases, se prevé afianzar los buenos resultados a largo plazo. Con seis municipios cubanos se desarrollarán planes para examinar cómo se puede aumentar y optimizar el rendimiento agrícola para la producción de energía y alimentos a mediano plazo.

El proyecto contribuye a cubrir las necesidades energéticas en el campo y fortalece la seguridad alimentaria de la población rural, por lo que se puede decir que llena al mismo tiempo los depósitos y los platos. Para ello, el diálogo con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba es esencial. Si las experiencias del proyecto piloto se incorporan en la legislación nacional para la promoción de las energías renovables, se podrá garantizar que muchos otros municipios saquen provecho de él.