Cine

La creación cinematográfica suiza destaca en primer lugar por sus documentales. En los últimos años tuvieron éxito en Suiza también varios largometrajes, entre los que cabe mencionar Heidi, Mein Name ist Eugen (Mi nombre es Eugenio) o Sister.

Dos jóvenes personas se detienen ante una carretera comarcal
La película “Sister” de la cineasta Ursula Meier del año 2012. © EDA, Präsenz Schweiz

Una característica típica del cine suizo es la fuerte acentuación del enfoque descriptivo y crítico a veces sobre la vida en Suiza. La cinematografía del siglo XX se puede dividir en cuatro épocas: las películas mudas suizo-alemanas (1915-1919), las películas mudas de la Suiza francófona (1919-1924), los clásicos de la época de entreguerras y de la posguerra (1930-1964), así como los filmes contemporáneos (desde 1964). 

Simultáneamente a la Nouvelle vague en Francia se desarrolló en los años 1960 en Suiza un movimiento llamado «Nuevo cine suizo», que rompió con la tradición artística para establecer una nueva estética centrada en la realidad. Este movimiento fue encabezado por los cineastas francófonos Alain Tanner, Claude Goretta y Michel Soutter. 

Varios largometrajes merecieron la atención del público internacional, como por ejemplo Les petites fugues (Las pequeñas fugas) de Yves Yersin (1979), Die Schweizermacher (Hacedores de suizos) de Rolf Lyssy (1978) y Höhenfeuer (Hogueras alpinas) de Fredi M. Murer (1985). El filme Viaje a la esperanza de Xavier Koller fue galardonado en 1991 con un Oscar a la mejor película extranjera. 

En la sección de documentales recibió una nominación a los Oscar War Photographer (Fotógrafo de guerra, 2002) de Christian Frei. Además, fue galardonado en varios países Markus Imhoof por su película More than Honey (Mucho más que miel, 2012), que fue premiada como mejor documental suizo de todos los tiempos. Entre las películas suizas de mayor éxito se encuentras también Grounding (2006), un largometraje que narra los últimos días de la compañía aérea Swissair, y Mein Name ist Eugen (Mi nombre es Eugenio, 2005) con 500.000 entradas. También captaron la atención del público internacional los cineastas Jean-Stéphane Bron, con sus películas Home (2008) y Sister (2012), y, una vez más, Xavier Koller, con su filme Die Schwarzen Brüder (Los hermanos negros, 2013). La nueva adaptación cinematográfica del clásico libro infantil Heidi (2015) por Alain Gsponer se ha convertido en el largometraje suizo de mayor éxito, tanto a escala nacional como internacional. 

El cine suizo recibe subvenciones del sector público (principalmente de la Confederación y de los cantones), de la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión SRG-SSR, de fundaciones, empresas y patrocinadores privados. La organización Swiss Films está encargada de promover el cine suizo y de su distribución internacional. La Confederación otorga desde 1998 cada año el Premio del Cine Suizo. En Suiza hay diversos festivales de cine: el Festival Internacional de Cine de Locarno, el festival de documentales Visions du Réel en Nyon, las Jornadas Cinematográficas de Soleura, el Festival del Filme Fantástico en Neucastel y, desde 2005, el Festival de Cine de Zúrich.