Diseño

La navaja suiza, la letra de imprenta “Helvetica” o el reloj Swatch son algunos de los iconos del diseño suizo, cuyo distintivo es la funcionalidad sobria.

El reloj ferroviario de Hans Hilfiker
El reloj ferroviario de Hans Hilfiker. © DFAE, Presencia Suiza

El diseño suizo se caracteriza por su estética minimalista, por un modelado al servicio de la funcionalidad y por su amor al detalle. El diseño helvético surgió, por un lado, del empeño por soluciones sencillas para los problemas de una sociedad industrializada en la posguerra y, por otro, de la larga tradición de la litografía suiza que se remonta a la segunda mitad del siglo XIX. 

Forman parte de los iconos del diseño suizo las letras de imprenta “Helvetica” y “Frutiger”, el mondador “Rex”, la navaja militar, el reloj Swatch, la silla apilable “Landi”, los muebles de jardín “Eternit”, la silla “Loop”, la mesa de tres patas de Jürg Bally, la lámpara nube de Susi y Ueli Berger o el reloj ferroviario de Hans Hilfiker. De más reciente creación son los bolsos banderola fabricados con lonas de camión de Freitag y las cápsulas Nespresso. Suiza es, además, uno de los principales centros del diseño de videojuegos. 

En Suiza existen tres escuelas de diseño punteras: la Escuela Superior de Arte y Diseño (HEAD, por sus siglas en francés) en Ginebra, la Escuela Superior de Arte de Zúrich (ZHdK, por sus siglas en alemán) y la Escuela Superior de Arte y Diseño de Lausana (ECAL). Además existen en Suiza dos museos del diseño: el Museo del Diseño y el Arte Aplicado (mudac) en Lausana y el Museo de Diseño de Zúrich. 

La Oficina Federal de Cultura otorga cada año tres grandes premios suizos del diseño junto a otra veintena de premios menores del diseño. Desde 1991 concede, además, el Premio Diseño Suizo, con el que se distinguen cada bienio los mejores trabajos de diseñadores, empresas e instituciones patrios o de diseñadores extranjeros activos en Suiza.